Horario : 24 horas
  Urgencias : 01(867) 454 10 00

Examinando sus pulmones: espirometría

¿Qué es la espirometría?

La espirometría comprueba la capacidad para respirar y puede
ayudar en el diagnóstico de diferentes enfermedades de pulmón. La
prueba es indolora y por lo general dura menos de 10 minutos, pero
requiere un soplido intenso. Se respira en un pequeño dispositivo
llamado espirómetro que mide la cantidad de aire que puede hacer salir
de tus pulmones y a qué velocidad puedes hacerlo.

¿Quién debe hacerse la prueba?

  • Tienes más de 40 años o ha sido fumador.
  • Toses mucho.
  • Te cuesta respirar cuando caminas rápidamente.
  • Estás preocupado por la salud de sus pulmones.
  • Ya recibes tratamiento por una enfermedad de pulmón.
espirometrías

¿Qué pasa durante la prueba?

La enfermera o el médico te mostrarán como soplar en el espirómetro antes de comenzar. Es importante que pongas todo su esfuerzo en la prueba, de otra manera los resultados no serán exactos. Te pedirán que soples tres o más veces en el espirómetro.

1. Inspire tan profundamente como pueda y apriete fuertemente los labios alrededor de la boquilla.
2. Haciendo un gran esfuerzo, sople el aire tan rápido como sea posible.
3. Siga soplando hasta que sus pulmones estén vacíos y el médico o la enfermera le digan que pare, por lo general después de al menos 6 segundos.

RESULTADOS

¿Qué aspecto tendrán los resultados?

El espirómetro está conectado a un ordenador que representa curvas de flujovolumen, como las dos mostradas abajo. El número 1 es un gráfico de un hombre de 49 años con función pulmonar normal y el número 2 es de un hombre de 67 años con obstrucción moderada de las vías respiratorias.

Si observamos el número 1, el gráfico comienza en cero y rápidamente alcanza su punto máximo cuando el hombre sopla enérgicamente. Siguió expulsando aire durante varios segundos, hasta un total de 4 litros (como se observa en la parte derecha inferior del gráfico). Esta cantidad de aire se denomina capacidad vital forzada (abreviado como CVF). Otro resultado importante de la espirometría es el FEV1, la cantidad de aire que soplas durante el primer segundo (aproximadamente 3 litros, pero no se muestra en este tipo de gráfico). Si tus pulmones están sanos, espirarás la mayor parte del aire durante el primer segundo de la prueba.

Problemas que podrías experimentar durante la prueba

Algunas personas tienen dificultad para respirar. Asegúrate de observar con cuidado la demostración  de los 3 pasos antes de intentarlo tu solo y ahorrarás tiempo y energía. Si te sientes cansado o  mareado durante la prueba, pide un par de minutos para recuperar la respiración con tranquilidad  antes de volver a intentarlo. Algunas personas pueden encontrar que la prueba les provoca ganas de  toser. Si esto te ocurre, intenta toser y despejar el pecho antes de intentarlo otra vez.

¿Qué pasa si en los resultados de la prueba sale algo anormal?

Tu médico puede pedirte que inhales un medicamento para la respiración, que esperes 10 a 15 minutos y luego repitas la prueba. Esto ayuda al médico a ver si el daño en los pulmones es reversible y  si es probable que la prescripción de un inhalador mejore su respiración. La respuesta a esta  medicación, conocida como broncodilatador, también puedes ayudar al médico a decirle si  tienes  asma (mejorarás después de usar el broncodilatador) o EPOC (que muestra menos mejoría).

Si has experimentado síntomas parecidos al asma en el pasado pero la prueba de espirometría es normal, todavía puedes padecer asma. Si eres fumador y la prueba de espirometría es normal, sigues teniendo un riesgo alto de desarrollar EPOC, enfermedad cardíaca, ictus y cáncer de pulmón, de modo que deberías pedir ayuda para dejar de fumar. Si hay aire contaminado en tu lugar de trabajo,  incluso si tu prueba de espirometría es normal actualmente, deberías evitar respirar polvo, humo, vapores y productos químicos.

¿Necesitaras más pruebas?

La prueba de espirometría es una medida importante de la función pulmonar. Si tus síntomas varían (por ejemplo con el asma) pueden pedirte repetir la prueba en otro momento, en cuyo caso podríad tomar nota de los resultados para saber lo que es un resultado normal para ti. Si sufres actualmente un problema de pulmón (por ejemplo EPOC) una espirometría realizada con regularidad  puede ayudarte a supervisar tu estado. Además, es posible que tengas que realizar algunas pruebas más si el médico necesita continuar investigando.

Este material fue recopilado con la ayuda del experto en espirometría de la ERS Paul Enright, Doctor en Medicina.